La lucha contra la pobreza infantil debe ser un tema prioritario en la agenda política local

20 de noviembre, Día Internacional de los Derechos de la Infancia

 

– Ha pasado más de un año desde que UNICEF presentara un informe sobre la pobreza infantil en España, convirtiéndose así en el único informe en el que se ofrecen datos sobre pobreza infantil en Melilla.

– Desde EAPN-Melilla consideramos que la pobreza infantil debe ser abordada con máxima prioridad como así lo expusimos en las propuestas presentadas para el Primer Plan de Inclusión.

– No existe ningún espacio de diálogo institucionalizado en donde las ONG de acción social y la administración local puedan encontrarse para poner en común y construir estrategias de lucha contra la pobreza infantil en nuestra ciudad.

– La pobreza infantil en Melilla permanece prácticamente invisible en el discurso político, social o mediático. Por ello y ante las cifras tan elevadas de riesgo de pobreza infantil en nuestra ciudad, EAPN Melilla pide una reflexión de ciudad en el que gobierno y oposición sean capaces de llegar a un consenso que comprometa a tratar la pobreza infantil como un asunto prioritario durante esta y la próxima legislatura, que implique objetivos y acciones concretas, así como a incluirlo en el Primer Plan de Inclusión Social (el primer Plan de Inclusión no lo conocemos, por tanto no podemos dar por hecho que se ha incluido este asunto).

Los únicos datos existentes sobre pobreza infantil en nuestra ciudad los ofreció Unicef en mayo del pasado año en el cual se indicaba que el 43,6% de los menores de la ciudad está en riesgo de exclusión, un dato sólo superado por Extremadura (46%) y Ceuta (54%).

El riesgo de exclusión social o pobreza infantil en Melilla era el tercero más alto de toda España. Según este estudio sobre la infancia, realizado por Unicef, casi la mitad de de los menores melillenses, un 43,7%, se encuentra en esta situación, superado sólo por los niños ceutís, donde el porcentaje de riesgo de caer en la pobreza llega al 54% y los extremeños, con un índice del 46%.

Estos datos indican que las posibilidades de un menor melillense de estar dentro del umbral de pobreza son casi el doble que en el resto de España, donde el índice está en el 26,2%. En el extremo opuesto se encuentran el País Vasco, donde este índice está en el 12,6%, Navarra, con un 14,4% y Cantabria con un 17,9%. Melilla, Ceuta y Extremadura son las dos únicas regiones en las que este porcentaje está por encima del 40% y cercanas a este dato están también Murcia, Canarias y Andalucía, que superan el 35%.

El informe de Unicef cifraba ya en 2,2 millones los niños de nuestro país que viven por debajo del umbral de la pobreza. Los menores son ya el colectivo social más afectado por la crisis económica. Uno de cada cuatro vive en un hogar pobre y el 16,7% llevan tres años soportando la escasez.

Según el documento de Unicef, el porcentaje de niños en riesgo de pobreza es mayor en España que en la Unión Europea (27,1%) y países del entorno como Reino Unido (29,7%), Italia (28,7%), Malta (24,4%), Francia (23%), Alemania (21,7%) o Malta (24,4%). Muy por delante están Rumanía (48,7%), (Bulgaria 44,6%), e Irlanda (37,6%).

INDICADOR EUROPEO PARA MEDIR EL RIESGO DE POBREZA Y/O EXCLUSIÓN

Según los criterios de la oficina estadística europea EUROSTAT (estos criterios los aporta el indicador AROPE, en sus siglas en inglés At Risk Of Poverty and/or Exclusion) una familia está en riesgo de exclusión cuando se dan las siguientes circunstancias: los ingresos se mantienen por debajo del 60% del mínimo, el trabajo es precario o la situación es de paro, y un hogar no puede permitirse, por ejemplo, gastos imprevistos, la hipoteca, la calefacción y el teléfono fijo.

En definitiva, se pueden establecer diez claves para medir el nivel de vida de una familia y valorar si tiene riesgo de pobreza:

El empleo y su capacidad para comprar o hacer frente a nueve bienes de consumo, que son la hipoteca o el alquiler; la calefacción; los gastos imprevistos; comer carne, pollo o pescado al menos tres veces por semana; pagar unas vacaciones al menos una semana al año; tener un coche; una lavadora; un televisor, y un teléfono fijo.

Anuncios

Declaración Final de la X Asamblea General de EAPN ES

Reunidas en Alcalá de Henares, los días 14 y 15 de noviembre de 2013 las 19 redes territoriales y 16 entidades estatales de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión social en el Estado español (EAPN-ES) declaramos que:

Estamos asistiendo a una “naturalización” de los problemas con la excusa de la crisis económica y financiera. El sistema dominante está haciendo esfuerzos ingentes en “normalizar” la situación de fractura social que vivimos. Se está agudizando la “polarización” social, y esto tiene como resultado un aumento de la desigualdad (España es el país con mayor desigualdad de toda la UE).

 Las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis sólo han beneficiado a los causantes de la misma, mientras han atacado directamente la línea de flotación de las personas más vulnerables, acentuando su situación de pobreza y exclusión social, y están empujando al riesgo de exclusión a sectores cada vez más grandes de la población. Las políticas actuales están  generando empobrecimiento y pérdida de bienestar, debilitando la cohesión social.

 El bienestar y la cohesión social son dos caras de la misma moneda, y se consiguen a través de muchas políticas, pero, en este contexto tiene especial relevancia la lucha contra la pobreza y la exclusión social que no consiste sólo en procurar seguridad material, sino en desarrollar estrategias integrales hacia la inclusión social. Esta política constituye un elemento esencial en un Estado social y democrático de derecho.

 Vivimos un proceso histórico que reenvía el compromiso del bienestar a las posibilidades del individuo rompiendo así los lazos que en la sociedad generan cohesión social. Para sectores muy importantes de la sociedad esos bienes quedan fuera de su capacidad individual. No se trata sólo de pérdida de derechos, sino de pérdida de las condiciones de acceso a los bienes vinculados a una vida digna.

 Se ha responsabilizado al individuo de su situación en una sociedad en la que las estructuras generadoras de desigualdad y exclusión quedan absueltas de responsabilidad. Todo ello en perfecta consonancia con el cambio en la “estructura del bienestar” cada vez más remitido a la concepción individualista de la sociedad, del bienestar fundado en los logros y en la capacidad de los propios individuos.

 En este escenario de cambio de modelo social, las ONG de acción social debemos “recuperar la solidaridad” y poner el bien común en el centro. Nuestra acción debe ser constructora de un nuevo modelo que ponga el acento en los derechos sociales como base de la sociedad y la democracia. No somos herramientas auxiliares que palian el abandono de las administraciones, sino que acudimos al “rescate” de las personas más vulnerables. Y este es nuestro compromiso moral y ético con toda la sociedad.

Reinvertir en políticas sociales, solución a la pobreza

Declaraciones de la representante de la Alianza Española contra la Pobreza, Gabriela Junquera, que ha criticado las políticas estructurales llevadas a cabo por el Gobierno y ha resaltado que “reinvertir en políticas sociales” sería la mejor solución para este problema que afecta a cerca de 12 millones de españoles, un 27% de la población.

La necesidad del Primer Plan de Inclusión para la Ciudad de Melilla

recor 1 [Resolución de Escritorio]

 

 

 

 

El Gobierno creará una mesa de diálogo con la Plataforma del Tercer Sector para ayudar a las entidades sociales

La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en Melilla (EAPN Melilla) se congratula  de la decisión que ha tomado la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad para poner en marcha una mesa de diálogo con la Plataforma del Tercer Sector, con el fin de buscar “medidas urgentes” con las que hacer frente a la difícil situación por la que atraviesa el colectivo a causa de la crisis. Así lo anunció este miércoles en el Congreso de los Diputados la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, en respuesta a una interpelación del diputado de CiU Carles Campuzano sobre las actuaciones que piensa realizar el Gobierno para apoyar a este sector y asegurar la cohesión social.

Según explicó la ministra, el objetivo de esta mesa será analizar las necesidades del Tercer Sector de acción social, que agrupa a unas 30.000 entidades en todo el Estado y atiende a más de cinco millones de personas. “Queremos avanzar en medidas urgentes para ayudar al tercer sector”, dijo, más allá de la ley general sobre el mismo que desea promover el Gobierno para dotarlo de un marco normativo “estable y de mayor seguridad”.

Medidas urgentes

En su intervención, Ana Mato recordó que el 35,7% del gasto en servicios sociales se destina a entidades del Tercer Sector, y agregó que las convocatorias para ayudar a los colectivos más vulnerables contarán con 20 millones de euros.

A ello hay que agregar al menos 105 millones de euros procedentes de la recaudación del 0,7% del IRPF destinada a fines sociales, que seguramente sea mucho mayor, ya que en 2012 se repartirán 203,8 millones por este concepto, tal y como indicó la ministra.

“Sé que a todos nos gustaría dedicar más recursos a este sector”, afirmó Mato, quien admitió que “estos son unos presupuestos austeros, en los que debemos priorizar para que los más necesitados no se queden sin atención”.

La ministra destacó, por otra parte, que su departamento sigue trabajando en la Estrategia del Voluntariado 2010-2014 y que el Fondo de Liquidez para las Comunidades Autónomas y el Plan de Pago a Proveedores permitirán a los ejecutivos regionales hacer frente a muchos retrasos que actualmente ahogan a las entidades del Tercer Sector.

El Tercer Sector en Melilla

A diferencia de lo que ocurre a nivel nacional, en Melilla aún no existe un espacio de encuentro entre las organizaciones del TSAS y la Administración local que facilite una participación y coordinación más activa de las organizaciones sociales implicados en las actuaciones a favor de la integración e inserción social de los melillenses en situación de pobreza y/o exclusión social. Es urgente dotar a este sector de un marco que lo regule, que se reconozcan sus funciones de interés social, al tiempo que se le dote de la representatividad e interlocución que merece. Igualmente, desde estos espacios de interlocución debería revisarse el modelo de financiación de las políticas sociales que gestionan, que garantice la disponibilidad anticipada de los recursos, la plurianualidad de los mismos, la suficiente dotación económica, la calidad en los servicios que se prestan, la transparencia en la gestión y la evaluación del impacto social que producen sus actuaciones en beneficio del conjunto de la ciudadanía.

Se hace verdaderamente difícil comprender, que con el papel esencial que el tercer sector de acción social está jugando en Melilla, tenga tan escasa representación en los espacios de interlocución y diálogo social y civil con la Administración local.

Plataforma del Tercer Sector a nivel nacional

La Plataforma del Tercer Sector en España está integrada por siete organizaciones: la Plataforma de ONG de Acción Social, la Plataforma del Voluntariado de España (PVE), la Red Europea de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social del Estado Español (EAPN), el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), Cruz Roja Española, Cáritas Española y la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE).

Fuente: Observatorio de economía social