“El Estado de la pobreza” (aclaraciones sobre las cifras en Melilla)

Esta semana ha sido publicado el informe de EAPN-ESPAÑA (La red europea de lucha contra la pobreza y la exclusión social en el Estado español) titulado “El Estado de la pobreza”. El informe analiza detalladamente la evolución de la pobreza y la exclusión social en nuestro país desde los inicios de la crisis económica en 2009 hasta el año 2013. Éste es el último año para el que hay datos oficiales disponibles, que son los que se han utilizado para este informe. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La Estrategia Europa 2020, de la que España forma parte y que se inició en el año 2010, recoge el compromiso de los Estados de reducir el número de personas que se encuentran en situaciones de riesgo de pobreza y exclusión social en 20 millones para el año 2020. En España ese compromiso era el de reducir en 1,4 millones el número de personas que están en esas situaciones, sin embargo nos encontramos, prácticamente, en el “ecuador” de la década y lamentablemente la situación ha empeorado. Para conseguir cumplir con los objetivos europeos tendremos que multiplicar esfuerzos pues ahora tenemos que reducir en 2,7 millones el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social.

Para la medición de estos objetivos, y su seguimiento y evaluación, los países de la UE han acordado que sus agencias estatales de estadística utilizarán el indicador AROPE (At Risk of Poverty and Exclusion): población en riesgo de pobreza y exclusión social. No se trata sólo de la “pobreza monetaria”- el conocido como umbral de la pobreza relativo-, sino que agrupa también la “baja intensidad en el empleo de los hogares” BITH (cuánta gente trabaja, que tipo de jornada laboral, etc. tienen los integrantes de los hogares), así como la “privación material severa” PMS (mantener la vivienda a temperatura adecuada, afrontar gastos imprevistos, un automóvil, una lavadora, niveles de nutrición recomendables, etc.)

En la Ciudad Autónoma de Melilla, según los últimos datos del INE de 2013, la población en riesgo de pobreza (monetaria) es del 21,7%. No obstante, según el indicador AROPE, la población en riesgo de pobreza y exclusión social en nuestra ciudad es de 31,4% en el año 2013. Y es que tomar sólo en consideración la pobreza monetaria ha quedado ya desfasado hace algunos años para la medición de estos problemas sociales, complejos y multidimensionales.  Por tanto, es el indicador AROPE al que tenemos que prestar más atención ya que es más completo y es el empleado para la evaluación de las políticas sociales y planes de inclusión social tanto a nivel local, estatal y europeo.

El informe de “El Estado de la pobreza” hace un repaso bastante completo por los temas clave y más acuciantes en estos años de crisis: el aumento de las desigualdades y la polarización social, la pobreza infantil (31%), la energética, la llamada generación perdida (uno de cada tres jóvenes está en situación de riesgo de pobreza y exclusión social), la pérdida de calidad en el empleo – tener un trabajo ya no garantiza no caer en estas situaciones-. En resumen un empobrecimiento bastante generalizado de la población.

En el contexto local, más allá de la “guerra de cifras” e interpretaciones de las Encuestas de Condiciones de Vida del INE en las que se basa el informe, desde EAPN-Melilla queremos señalar lo siguiente. En primer lugar, la muestra que utiliza el INE  en Melilla es muy pequeña, tan sólo de 288 hogares, por lo que el margen de error es de más del 8% que ya es demasiado elevado desde el punto de vista técnico. Pero es que, además, la elección de las secciones censales de la muestra es aleatoria, y dada la elevada segregación residencial que existe en Melilla (en términos de concentración de la pobreza en determinadas zonas)  está elección aleatoria de los hogares encuestados da lugar a graves errores y fluctuaciones. Para comprobarlo, no hay más que mirar a los datos del año 2012 que proporciona el INE (en este año se reducen los índices de privación material severa (PMS) de manera drástica, y los de pobreza y exclusión social y baja intensidad en el trabajo (BITH) en más de la mitad con respecto al 2011, para volver a situarse en 2013 en los niveles de 2011). Esto no tiene ningún sentido porque todos sabemos que no se ha producido tal enorme variación, y es debido, probablemente a las carencias metodológicas señaladas. Para una correcta medición en Melilla tiene que usarse el método de afijación proporcional por secciones censales, además de aumentar el tamaño de la muestra hasta al menos 800 hogares para que sea fiable el estudio.

arope

arope 1

arope 2

*Pobreza monetaria, umbral de pobreza relativo: por debajo de la mediana de los ingresos medios. No confundir este último gráfico con AROPE (Indicador agregado de población en riesgo de pobreza y exclusión social)

*Pobreza monetaria, umbral de pobreza relativo: por debajo de la mediana de los ingresos medios. No confundir este último gráfico con AROPE (Indicador agregado de población en riesgo de pobreza y exclusión social)

arope 4

Desde EAPN-Melilla, volvemos a demandar la elaboración desde la Administración Local de encuestas más serias y periódicas para evaluar la situación y comprobar la efectividad de las medidas de protección social y del primer Plan de Inclusión Social de la CAM 2013-2017. Echamos en falta en dicho Plan la concreción de instrumentos de evaluación, implementación y seguimiento que cuenten realmente con la participación de la sociedad civil, así como el establecimiento de objetivos claros en la reducción de los índices de pobreza y exclusión social en consonancia con los objetivos de la Estrategia Europa 2020.

Más allá del debate político en torno a si hay dinero o no, hemos de mejorar el efecto que tienen las políticas sociales en la población. España es el segundo país de la UE – tan sólo nos supera Grecia en esto – cuyas políticas sociales (sin tener en cuenta la cuantía económica invertida) tienen menor capacidad para reducir la pobreza , según un informe reciente de Save The Children, utilizando datos de EUROSTAT. No es sólo una cuestión de cuánto dinero invertimos para encarar de manera decidida estos problemas sociales, sino de la eficiencia de las medidas y del carácter integrador de las mismas, así como de la coordinación entre los distintos niveles de la Administración. Sólo con lo que tenemos se puede hacer bastante mejor.

El informe completo de “El Estado de la pobreza” se puede consultar en el siguiente enlace:

http://www.eapn.es/ARCHIVO/documentos/recursos/1/1423562245_20150208_el_estado_de_la_pobreza._seguimiento_del_arope_2013_listo.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s